martes, 5 de julio de 2016

Mandarlo todo a la mierda



estado: desesperada, estancada, harta, lamiéndome las heridas.
panorama: desalentador 

suena en el soundtrack de mi vida: I'm Done - Artenvielfalt, The Project & Miss NatNat

Llega un momento en que vas viendo como el ciclo de estar en un lugar se ha cumplido. Todo empieza a desencajar y lo que antes te gustaba hoy te disgusta. Antes la rutina te daba un poco igual y la sobrellevabas como podías, hoy no la soportas. Y solo piensas en escapar. En que todo es una puta mierda y te retuerces en ella. 
Llevo casi 5 años en el mismo lugar haciendo las mismas cosas, una que otra diferente y viajando mucho para engañar a la comodidad. Pero llega un momento en que ya no puedes más, no puedes seguir ocultando lo evidente. Hay que aceptar y tomar decisiones inseguras como alejarte de todo lo que te hace mal, sin importar las consecuencias que en definitiva son de dinero. Lo peor de todo es que pienso que si tuviera dinero de sobra haría todo lo que me hace feliz. Es lo mismo que cuando te dicen que te vas a morir, empezarías a hacer todo lo que en realidad siempre quisiste. No hay tiempo que perder. ¿Por qué? Esto es absurdo. Por qué no ahora. Ahora que no te han dicho que te mueren en 2 meses (todos nos estamos muriendo, solo que a algunos se lo dicen antes), eres joven y tienes "tiempo". Parece estúpido. Y lo tengo claro, pero con todo y eso hay algo que me frena, que me da miedo. ¿Miedo a qué? A empezar a hacer las cosas que me hacen feliz? ¿A quedarme sin dinero y tener que comer mierda? Y así miles de preguntas en mi mente con pensamientos fantasiosos de un futuro inexistente. 
Supongamos que por un día que dejo el trabajo y con el escaso dinero que tengo emprendo un viaje... Un viaje sin ticket de regreso. ¿Qué voy a hacer cuando se me gaste el dinero? Estas son las pequeñas mierdas del capitalismo que me hacen dependientes a un sistema que yo no elegí. He crecido en él y no conozco nada diferente, quizá por eso me cuesta tanto dejarlo. Agradezco muchas cosas. Las comodidades sobre todo. Pero para tenerlas hay que ser esclavo de esta puta mierda. Podría estar dispuesta a rechazarlas por ser libre.
Leo muchos post sobre gente que lo ha dejado todo y motiva al resto a hacerlo. Pero no explican en su totalidad el proceso. Quizá no hay ningún proceso y todo es improvisar. No puedo seguir viviendo en el estancamiento. El agua ya está tan contaminada que es casi imposible respirar. El olor putrefacto me perfora las fosas nasales y al inhalar se desintegra el sentido. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario